19 de abril de 2008

Ven

Ven dulce muerte ven
aquí te espero en mi balcón
ya mi mujer cayó acribillada
y no hay más pólvora en mis estantes de libros

Ven dulce muerte ven
anoche acudimos a los funerales de la alegría
la vida está condenada al exilio
y el mundo sigue su curso gris.

1 comentario:

  1. Me encantó la imagen de éste poema, ¿llamar a la muerte?...uf, pero se siente reconfortante.
    Un gusto copartir espacio con usted, un gusto conocerlo a travez de los versos y mejor aún, en persona.
    Un beso

    ResponderEliminar