1 de agosto de 2009

El Tiempo Apremia

Cómo podré olvidarme
desenterrar mi ancla oxidada
dejar de contar los granos de arena
en el reloj de la desolación

estallo en el llanto de un niño
sangra mi garganta herida
y me pregunto
cómo podré perdonarme
desenterrar mi alma desgarrada
y detener el reloj de la desolación

un beso triste
una mirada anacrónica
un orgasmo ahogado

un paso hacia el abismo
una mano inerte
una sonata de amaneceres ocultos
y una carta a la amada
embotellada a la deriva en el mar de los lamentos.

4 comentarios:

  1. Como siempre
    impecable...
    Me encanta como escribes
    eso y mas...

    ResponderEliminar
  2. Siempre vengo, no necesita invitarme... lo que pasa es que hace un tiempito no ponías algo nuevo ¿verdad?
    Siempre bello su trabajo, sabes que me encatan tus poemas, más aun si tu los lees.
    Un abrazo y espero que nos veamos pronto
    Se me cuida un monton y me cuida a la musa
    Besotes

    ResponderEliminar
  3. muy buen trabajo, mi critica no es una critica que critica simple lo ya criticado por los criticos sino sería un crítico de críticas y no un amigo por eso como amgio espero que sigas con tus trabajo son realmente buenos. el Telefono de Hitler pff de mis favoritos la verdad..

    ResponderEliminar
  4. Exelente, estube leyendo tus poemas y son muy bellos, inspiradores.

    ResponderEliminar