23 de junio de 2010

Sobre Mis Pasos

No caían las gotas de lluvia en mis manos
esa noche
no tenía abrigo bajo mi chaqueta
ni los bolsillos de mis pantalones estaban abiertos a refugiarme

el horizonte no es más que una mentira en los días de anhelos
pues la distancia se revuelca con el tiempo en las playas extranjeras
y los gorriones de otras ciudades huyen hasta de mis suspiros
acaso porque no caen gotas de lluvia esta noche en mis manos
las cosas se pierden y el que busca no las encuentra
la amada se aleja y el amante no se percata
un barco corsario se lleva lo que atesorábamos
una palabra
un nombre pronunciado en la memoria

un paisaje que cambia ante los ojos del que envejece
un desierto que se alza despiadado
y con ansia desmesurada bloquea las vías de escape
el pasado no es más que una burla en los atardeceres de desconsuelo
pues la noche y el hedor de sus calles siguen refugiando vicisitudes implacables

No caen las gotas de lluvia en mis manos esta noche
pero esa misma precipitación que profundiza en azares
pronuncia tus nombres
y me hace volver sobre mis pasos.


© Junio 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario