25 de mayo de 2011

Basta un Instante

Un instante basta para horrorizar a un niño
un instante basta para cubrir el cielo con pesadillas
un instante basta para herir a un pueblo
no hay límites en las arcas de los reyes ni para el odio
el hombre que camina por los senderos del presente
lleva en la mirada una carga más terrible que el fin del mundo
un instante basta para talar la vida
un instante basta para terminar la selva y convertir los sueños en un desierto

la felicidad que se ofrece en las vitrinas tiene un gusto tan horrible
pero este siglo sólo da a luz gente deslenguada
las cadenas de todas las eras son traídas por los agentes de la muerte
cadenas de oro, cadenas de plata, cadenas de púas
el horror sí discrimina
somos hormigas sin rumbo
o nuestro rumbo es el de la perdición
no tenemos memoria
tropezamos mil veces con la misma hez
el frío agudiza los sentidos, sobretodo el del hambre
el fuego que cae del cielo como cincuenta estrellas agudiza la conciencia
pero qué efímera y vulnerable es la conciencia!
vendible pero no vendable

Un instante basta para darse cuenta
el capitalismo es una estación entre el invierno y el infierno.


© 26/05/2011

3 comentarios:

  1. Y yo me tomo varios instantes en buscarte, y encontrarte, al fin lo logro y leo tus pensamientos mas profundos, que fascinan todos mis sentidos...

    TEAMOAPP@HOTMAIL.COM

    ResponderEliminar
  2. Discrepo. La conciencia es vendable, toda vez que vendible...

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar