4 de septiembre de 2013

La Apología de Robles

Disculpe señor
no fue mi intención ofenderlo
el viento del norte curtió mi voz
y mis adjetivos son tan ásperos como la historia del salitre

Disculpe señora
no quise ofenderla
el discurso del Papa enojó mi verso
y mis blasfemias no deben tomarse a la ligera

Disculpe amigo
no quise ofenderlo
la palabra de Lenin galvanizó mi opinión
y no tengo tiempo para convenciones límbicas

Disculpe señorita
no fue mi intención ofenderla
sus tacos no riman con mis ideas
pero sus ropas combinan con el suelo de mi habitación

Discúlpenme todos
no quise ofenderlos
sólo uso ropa en la que me pueda limpiar las manos
me limpio la nariz con las mangas
no le hallo la poesía al himno nacional
bostezo si me hablan de autos
mi refugio es la rebeldía no la esperanza
suelo juzgar antes de perdonar
y me importa más su verbo que su peinado

Discúlpenme todos
que soy extremista y subversivo?
claro que sí
tengo unas ganas extremas de cambiar el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario